Rocío Molina Psicología

¿Qué es la ansiedad patológica y cuáles son sus síntomas?

Cuando la intensidad de estas respuestas aumenta hasta sobrepasar la capacidad adaptativa de la persona, la ansiedad se convierte en un problema que necesita ser atendido. La respuesta que nuestro cuerpo está dando es intensa y totalmente desproporcionada llegando a perdurar pese a que el estímulo que la ha provocado desaparezca. Esto puede llegar a interferir en nuestro funcionamiento cotidiano y rendimiento.

¿Podemos comenzar a pensar en la ansiedad como un problema y necesitar la ayuda de un psicólogo?

La ansiedad desadaptativa se inicia levemente, y va aumentando progresivamente hasta desarrollar una patología, en caso de no atender los conflictos internos que la están causando. Por este motivo es recomendable intervenir cuanto antes.

La ansiedad puede iniciarse como una reacción puntual, como una sensación de nerviosismo, de vivir “acelereado”. La reacción habitual es seguir con nuestra vida, intentando que no nos interfiera, y poner en marcha todos nuestros recursos personales.

Es posible que estas reacciones ansiosas no vayan a más, o es posible que la ansiedad se instaure e incremente. En estos momentos aparecerá, cada vez con más frecuencia, alteraciones del sueño, dolor en el pecho, sensaciones de ahogo, preocupaciones o dudas, e incluso, crisis de ansiedad. En estos momentos la ayuda del psicólogo nos sería de mucha utilidad.

¿Cuáles es la sintomatología de la ansiedad?

Ante un caso de ansiedad no es raro encontrar determinados síntomas característicos que abarcan tanto el espectro físico como el psicológico.

Síntomas físicos

  • Vegetativos: sudoración, sequedad de boca, mareo, inestabilidad
  • Neuromusculares: temblores, tensión muscular, cefaleas, parestesias
  • Cardiovasculares: palpitaciones, taquicardias, dolor precordial
  • Respiratorios: disnea
  • Digestivos: náuseas, vómitos, dispepsia, diarrea, estreñimiento, aerofagia, meteorismo
  • Genitourinarios: micción frecuente, problemas de la esfera sexual

Síntomas piscológicos y conductuales

  • Aprensión, preocupación
  • Sensación de agobio
  • Miedo a perder el control, a volverse loco o sensación de muerte inminente
  • Dificultad de concentración, sensación de pérdida de memoria
  • Inquietud, irritabilidad, desasosiego
  • Conductas de evitación de determinadas situaciones
  • Inhibición o bloqueo psicomotor
  • Obsesiones o compulsiones

Problemas de ansiedad

La ansiedad se considera problemática y dañina cuando el estímulo supera la capacidad de adaptación de respuesta del organismo y aparece una respuesta no adaptativa, intensa y desproporcionada, que interfiere con el funcionamiento cotidiano y disminuye el rendimiento. Se acompaña de una sensación desagradable y desmotivadora, síntomas físicos y psicológicos, y persiste más allá de los motivos que la han desencadenado.

Si una persona reacciona en alguna ocasión con altos niveles de ansiedad ante una situación, ante la que otras no experimentan tanta ansiedad, se puede considerar simplemente una reacción de alta intensidad, o aguda, es puntual y no extrema.

El problema surge cuando esta forma de reacción aguda es excesivamente intensa, como en los ataques de pánico o en las crisis de ansiedad (en los que la persona no puede controlar su ansiedad y alcanza niveles extremos), o bien cuando dicha reacción aguda se establece como un hábito, es crónica o muy frecuente. Es en estos casos cuándo es recomendable acudir a un psicólogo experto en ansiedad.

 

Rocío Molina
Psicóloga, Psicoterapeuta Gestalt
Co-Directora crezer

 

¿Crees que puedes estar sufriendo ansiedad? Pide cita conmigo:

Telefono rocío molina 600 276 663

Have your say